Chile 832 - C1098AAR
Tel-Fax: (5411) 4343-8427

Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina

web: www.funmuseodeltraje.com.ar

e-mail:museodeltraje@gmail.com


11 de julio de 2014

Objeto del mes



Traje de Ática, Grecia
Museo Nacional de la Historia del Traje

Siete piezas: Túnica sin mangas, chaqueta corta mangas dobles, dos chalecos largos, chal, carterita, recorte de peto. Conformado por 7 piezas de diversos materiales: Túnica realizada en hilo blanco con gran zócalo bordado en hilos de seda rojos, verde y negro. Chaqueta con mangas dobles bordadas con trencilla de metal dorado e hilos multicolores, aplicación de puntillas. Chaleco largo de paño blanco y paño rojo adornado con trencilla. Otro chaleco más corto de igual tela y adornos de terciopelo violeta. Chal de gasa bordado en hilos de seda e hilos dorados. Carterita de hilo blanco con bordados multicolores, lleva un recorte con trencilla de algodón y metal dorado.
Material: Hilo, Metal, Paño, Terciopelo, Gasa, Algodón
Técnica: Cosido a máquina, Cosido a mano, Bordado
Lugar de ejecución: Grecia, Llanura de Mesogeia
Fecha de ejecución: C 1900

5 de junio de 2014

Junio 2014. Objeto del mes

Kimono

Japón
C. 1920
Seda labrada color natural, estampado con motivos fitomorfos y zoomorfos y bordado en hilos de seda rojo, verde, oro. Forrado en foulard rojo.

Colección Museo Nacional de la Historia del Traje


El kimono o quimono (着物) es el traje tradicional japonés, que fue la prenda de uso común hasta los primeros años de la posguerra. El término japonés mono significa ‘cosa’ y ki proviene de kiru, ‘llevar’.
Los kimonos tienen forma de letra "pola" y llegan hasta las partes bajas del cuerpo, con cuellos escote en "tita" y amplias mangas. Hay varios tipos de kimonos usados por hombres, mujeres y niños. El corte, el color, la tela y las decoraciones varían de acuerdo al sexo, la edad, el estado marital, la época del año y la ocasión. El kimono se viste cubriendo el cuerpo en forma envolvente y sujetado con una faja ancha llamada obi.

12 de mayo de 2014

La identificación de los Trajes Regionales

El vasto campo del traje regional o tradicional, se puede dividir en cuatro grupos que es posible de estudiar en relación con diferentes fuentes de información:

  1. Trajes que se llevan los días de fiesta o celebración.
  2. Trajes que denotan la edad, estado civil (adolescente, novia, etc.), la posición social (alcaldes ó alcaldesas, jefes o jefas de grupo.).
  3. Ropa de trabajo característica de diversos oficios y propósitos.
  4. Trajes ligados a las tradiciones de comunidades locales.

    Colección MNHT

    TRAJE TRADICIONAL DE LAGARTERANA (TOLEDO, ESPAÑA)
    Faldas en largos decrecientes de fieltro y brocado de lana con bajos ricamente trabajados en pasamanerías y cintas. Delantal de seda con aplicación de puntilla y bordados en pasamanería, mostacillas y lentejuelas. Chaqueta de terciopelo, peto trabajado en cintas y puntillas, puños con abotonadura tipo gemelo de plata. Polainas de lana bordada en hilos multicolores. Tocado armado con cinta de terciopelo devoré y encaje metálico, y moño de cinta.

24 de abril de 2014

Objeto del mes

Capiello o Birrete
España C. 1500 – 1530





Estos tocados llamados bonetes o capiellos en la Edad Media, por estar inspirados en el capiello del mundo militar, fueron llevados por los reyes, en un primer momento, y, posteriormente, por los altos dignatarios de la Iglesia.
Las coberturas masculinas medievales y renacentistas variaban entre sombrero bajo, otro alto y romo, de ancha vuelta para viajes, y el tocado que aquí exponemos: bonete encasquetado con carilleras.
Este tocado reproduce, en el frente y en los laterales el escudo de Carlos V, con el águila imperial bicéfala coronada con una cruz.
Carlos, al ser coronado Emperador en 1519, timbra el escudo de la Casa de Austria con la corona imperial y acola el águila bicéfala del Sacro Imperio Romano – Germánico. Felipe II (1556), Felipe III y Felipe IV, así como Carlos II (1700) descargan el escudo de ornamentos externos; sustituyen la corona imperial, por la real abierta o de cuatro florones. Todo esto unido a la pragmática del 9 de marzo de 1534 que prohíbe el uso de brocados de oro y plata en vestidos y bonetes (“Indumentaria española”, África León Almerón y J. Natividad de Diego, Madrid, 1915), constituye a la datación precisa de este tocado de uso en España en la Corte de Carlos V entre 1519 y 1534.

11 de marzo de 2014

Después de Sochi y esperando Brasil 2014

Unión e identidad. Esfuerzo y colaboración. El deporte provee fuerza, pero sobre todo disciplina, y la enseñanza de trabajo en equipo. ¿Y qué tienen en común el deporte y la indumentaria? Simple, la historia de la humanidad.
En nuestra actualidad que demanda cada vez más comodidad y eficiencia, grandes marcas que clásicamente hacían ropa para deporte, ahora han ampliado su rango a prendas que se pueden usar para ir a trabajar o en ambientes urbanos, y no sólo en gimnasios. Allá por los años ’80 nadie se hubiera imaginado que Nike haría carteras de cuero, o que casas de Alta Costura como Chanel inspiraría alguna colección en los trajes de neoprene de los surfistas. O que Adidas tendría una línea especialmente creada por diseñadores de la talla de Stella McCartney.

La actividad física ayuda al cuerpo y a la mente. Distrae, oxigena, y proporciona bienestar. Y esto se supo desde el comienzo.
Cada cuatro años tenemos la suerte de poder disfrutar de la mayor y mejor mayor competencia interdisciplinaria internacional, creada por la humanidad: Los Juegos Olímpicos. Los griegos ya sabían la importancia del deporte en la vida cotidiana, y pusieron esa importancia a favor de dirimir las disputas mediante las aptitudes atléticas. Los primeros juegos se disputaron cerca del 776 a.C en la ciudad de Olimpia. Tenían un carácter secular y dirigido a mostrar las cualidades y la evolución de las actuaciones realizadas por los jóvenes, así como fomentar las buenas relaciones entre las ciudades de Grecia. La primera edición de los llamados Juegos Olímpicos de la Era Moderna se llevó a cabo en Atenas, a partir del 6 de abril de 1896. Cobrando en cada oportunidad mayor importancia y popularidad, en las ceremonias inaugurales, hemos visto despliegues asombrosos de lo mejor que cada lugar tiene para ofrecer desde su cultura y su identidad, su arte y claro está sus trajes típicos, o vestuarios especialmente creados para la ocasión.
Cada cuatro años también muchos deportes tienen su propio mundial. Seguramente el más conocido sea la Copa del mundo de fútbol, esa pasión de multitudes, que mueve amores, odios y una gran industria que involucra a diseñadores de indumentaria, marcas, moda y deportistas por igual. Pero también el rugby, el basketball, el hockey y otros deportes, tienen su competencia internacional para demostrar lo que se requiere para ser el mejor del mundo.

En un mundo que rebalsa de divisiones, el deporte logra como casi ninguna otra cosa, unir a todos por igual. Por pasión, porque brinda un sentido de pertenencia y unidad. Porque todos necesitamos sentir que somos parte de algo. En 1995, Nelson Mandela, por entonces presidente de Sudáfrica, logró lo que se creía imposible. Encontró en el deporte, en el rugby más exactamente, la manera de unir a blancos y negros, y que todos sean simplemente sudafricanos. Contra todos los pronósticos, los Springbooks, como se conoce al equipo, ganaron el Mundial de Rugby.Y año tras año, cada temporada, podemos disfrutar de lo que se puede conseguir con entrenamiento, disciplina y la más pura y absoluta garra y pasión.

En el año 2007 el Museo Nacional de la Historia del Traje, presentó en su sala central, una exhibición dedicada a la historia del deporte y y su influencia en lo que actualmente conocemos en indumentaria como el Sportwear, particularmente en el caso de la vestimenta masculina.
Una mitad de la sala estaba dedicada al deporte concretamente y a su equipamiento e indumentaria. Allí estuvieron en exhibición un traje completo de esgrimista, uno de equitación y uno de aviador y piezas únicas como la camiseta del equipo Alumni, de 1910, uno de los primeros equipos argentinos de fútbol. Perteneciente al jugador Marcos Moore. Y el short de boxeo que usara el ganador de la medalla de oro en boxeo en 1936, Óscar Casanovas, en la categoría de peso pluma.
Mientras que en la otra mitad de la sala, con ambientación de sala de estar de los años '70, las camisas de golf, camisetas y las chombas (o polos) y los pantalones de jean o telas livianas, ponían de manifiesto como cada vez más la comodidad requerida para las disciplinas deportivas, era aprovechada por la ropa urbana para el desarrollo de las actividades cotidianas.