Chile 832 - C1098AAR
Tel-Fax: (5411) 4343-8427

Ciudad Autónoma de Buenos Aires - República Argentina

web: www.funmuseodeltraje.com.ar

e-mail:museodeltraje@gmail.com


8 de julio de 2011

1947 - Presentación del "New Look"

Tras la liberación de París por las fuerzas aliadas en junio de 1944, la industria de la moda parisina reemprendió su actividad de inmediato.  La Alta Costura comenzó a exhibir nuevamente sus colecciones, y nuevos diseñadores como Jacques Fath y Pierre Balmain hicieron su aparición. En 1945, la Chambre Syndical de la Couture Parisien proyectó el "Théâtre de la Mode" (Teatro de la Moda), una exposición de maniquíes en miniatura, de 70cm de alto, vestidos con trajes de alta costura procedentes de las nuevas colecciones. La exposición, cuyo objetivo era mostrar al mundo la extensión de la cultura y creatividad francesa aplicadas a la moda, cumplió las expectativas a lo largo de una gira que recorrió nueve ciudades de todo el mundo en un año.
Sería en 1947 cuando Christian Dior lanzaría su primera colección, conocida como NEW LOOK (NUEVA APARIENCIA), con la que ejercería una gran influencia en el mundo de la moda. Teniendo como resultado la recuperación de la predominancia de la alta costura, superando incluso a la del periodo anterior.
Con los racionamientos en plena vigencia, Dior tuvo la audacia de proponer una mujer con medias de seda, tejidos nobles y faldas de vuelo (nada menos que 20 metros de tela) en un país con más de tres millones de huelguistas, colapsado por el paro y la escacez de recursos. Una moda políticamente incorrecta que indignó a muchos, pero que acabó conquistando a todas. Dior calificó de "horrible" la moda que había imperado durante mayor parte de la década de 1940, y la renovó usando el lujo como herramienta. Una de sus falda causó un particular escándalo, ya que de ella se podían hacer diez vestidos.
Aunque para la mayoría de las personas se trataba de un esfuerzo poco o nada práctico, para Edna Woolman Chase, directora de la revista Vogue: "Los trajes de Dior, fáciles de llevar, daban a la mujer la sensación de que vestían ropas encantadas". Se trataba de vestidos cuyo origen se remontaba a la Belle Epoque, con sus guantes y enaguas y que, realmente necesitaban un corsé para conseguir la forma deseada. El New Look se caracterizó por hombros redondeados, busto en punta, cintura muy estrecha (conocida como cintura de avispa), y faldas de gran amplitud. Dior encontró la silueta y la línea que regiría con plena potencia la década de 1950.